martes, 4 de septiembre de 2007

EL PORVENIR

Hace más de 13 años alguien me dijo que tendría la herencia de mi abuelito Juan Perines, un terreno que por un tiempo estaría en manos de un familiar muy cercano.

Hace cinco años, caminado del gancho de mi madre y mi hermana carolina, por la orilla del Río Hurtado, que colinda con el terreno que desde noviembre del 2002 es de mi propiedad, recordé a esa persona y que se había cumplido lo que me dijo.

Había recibido como herencia un terreno, no en forma gratuita, sino pagado con el producto económico de mi trabajo en una oficina, trabajando en Planificación, realizando proyectos sociales que fortalezcan la práctica deportiva y mejoramiento de la Salud de mis conciudadanos en la ciudad de Ovalle.

Siempre reconozco a mi familia, mis padres, mi adorada madre, mis amigos, a mi abuelita Rosa Amelia y a ese viejo de caminar charqueado Juan Climaco que sólo llegó a la lectura del Ojo en el silabario y aprendió a sumar y restar, que se retiró de la escuela en primer año para seguir trabajando, porque no sabía cuando empezó a ganarse el pan de cada día, el no compraba regalos de navidad, ni diarios, era más rápido en operaciones matemáticas que mis manos en la calculadora y por muchos años, en su niñez se vestía con ropas hechas de sacos desechados de costales de harina.


Mi abuelita Rosa Amelia , madre de mi marde, como le decía de niña, fue siempre muy amorosa, caritativa y esforzada, le dijeron en una época de su vida, EL ROSO, porque trabajaba más que un hombre en labores de pirquinera en el Altar Alto, localidad ubicada en la Comuna de Punitaqui, Siempre ayudaba a los demás, tenía para algunos una de las profesiones más gratificantes del mundo, Partera. Trajo muchos niños a este mundo, vivió en el Sur su niñez , después de joven en el Norte Chico, donde conoció a mi abuelo Salvador, jugador empedernido, pero que aún postrado en su cama a los 78 años, a quien le interesara su vida le indicaba donde estaban las vetas de oro en el Altar.
De donde he heredado el hablar mucho y para contar una historia terminar contando otras historias, es de mi abuelita Rosa Irene, que hace poco supe que en su registro del Registro civil era Rosa Irenea.


Las historias que tenían ellos y los integrantes de mi familia no se terminan, ese espiritu emprendedor, de luchar ante las maravillosas vivencias que dan la vida y que para algunos son barreras imposibles de superar, para mi son la gran herencia que dejaron mis abuelos en mis padres, en mis tíos y tías, en mis primos mayores, en mis hermanos y en las personas que en un momento no sepan de donde viene su fuerza espiritual y ganas de surgir y que en sus genes tengan información de estas familias.



Para que sepan de mi, les cuento que hoy entre muchas cosas, me dedico a llevar a adelante un proyecto, una empresa que es el Criadero de Rana Grande Chilena El Porvenir, que administro una empresa familiar que lleva más de 45 años de vida y que aparte de vender carne, arrollados, perniles, entrega una tradición de huaso chileno, entrega a través de Pablito nuestro carnicero un amigo, alegria y preocupación de aquellos que consideramos más que nuestro clientes, nuestros amigos .


Para quienes quieran saber de donde soy , solo puedo decir que no soy Ovallina, no soy Samoaltina, no soy Chilena, soy una mujer que habita en este mundo, llamado Tierra y que desea mostrarles parte de lo que realiza día a día, sus intereses y a quienes conoce.



¡BIEN VENIDOS AL PORVENIR!

3 comentarios:

Victor Lopez Perines dijo...

Ves que tenemos algo en comun, El apellido, soy profesor de Historia de 30 años y me dedique un dia casi de ocio a investigar a nuestra familia, solo busco los contactos y armar las ramas de este arbol, exclusivo y fuera de lo comun, te tendre informada de todo en la pagina que te di o escribeme a vlopez_perines@hotmail.com soy de Chonchi, en la Isla de Chiloe. y tengo contactos con varios perines, asi es q escribeme, en el fondo " Soy tu Primo"
adios y cuidate

Evelyn Perines García dijo...

Es que efectivamente además del apellido por lo publicado en tu blog somos primos , pero no se en que linea, a tu email estoy enviando una reseña de parte de las historias que conozco.

Unknown dijo...

Hace poquiti ne enteré que mi bisabuelo se apellidaba Perines, José Agustín Pizarro Perines, bautizado en el 1830 y tantos en la Iglesia El Sagrario de La Serena...seremos parientes??